Menú Cerrar

Las lunas de Júpiter son las culpables de que no tenga anillos como Saturno

Unos investigadores aseguran que las lunas del planeta destruyen los anillos antes de que lleguen a formarse.

Aunque a todos nos venga a la cabeza Saturno cuando hablamos de anillos, todos los planetas gaseosos de nuestro sistema solar cuentan con esta particularidad. Sin embargo, nada tienen que ver unos con otros. Mientras que los espectaculares anillos de Saturno están formados por gigantescos trozos de hielo y roca, los de Júpiter son puro polvo. ¿Qué es lo que los ha hecho tan diferentes? Un grupo de astrónomos asegura que la respuesta parece estar en sus lunas.

Júpiter ostenta el título de planeta más grande de nuestro Sistema Solar. Con un diámetro 11 veces superior al de la Tierra y una masa que es casi dos veces y media la de el resto de planetas juntos, podrás imaginar que su atracción gravitatoria es muy grande. Esto ha provocado que tenga hasta 79 lunas orbitando a su alrededor y ellas parecen ser las culpables de que no se puedan llegar a formar los anillos.

“Descubrimos que las lunas galileanas de Júpiter, una de las cuales es la luna más grande de nuestro sistema solar, destruirían rápidamente cualquier gran anillo que pudiera formarse”, afirmaba Stephen Kane, astrofísico de la Universidad de California y autor principal de esta nueva investigación. “Como resultado, es poco probable que Júpiter haya tenido grandes anillos en algún momento de su pasado”.

Después de haber realizado un sinfín de simulaciones de la órbita de Júpiter alrededor del Sol y también de sus lunas, Kane y sus compañeros llegaron a una conclusión: la atracción gravitacional de las lunas de Júpiter, sobre todo de las galileanas (Ío, Europa, Ganímedes y Calisto), que son las de mayor tamaño, van destruyendo la materia que se aglutina alrededor del planeta. “Los planetas masivos forman lunas masivas, y es lo que les impide tener anillos considerables”, explicaba Kane.

Y es una pena, porque sería un espectáculo digno de ver. Según Kane, los anillos de Júpiter nos parecerían más brillantes que los de Saturno porque se encuentra mucho más cerca de la Tierra. Además, los restos de sus anillos ayudarían a entender muchas cosas del posible pasado geológico del planeta.

Ahora, el siguiente paso de los investigadores es estudiar los anillos de Urano, otro de los planetas gaseosos de nuestro sistema solar. Urano es el único planeta de nuestro alrededor que está inclinado, es decir, que no rota de lado, sino de arriba a abajo (su ecuador se encuentra en un ángulo casi recto respecto a su órbita). Se cree que esto es debido a que el planeta colisionó hace mucho con un objeto del tamaño de la Tierra y Kane y su equipo cree que la respuesta a este interrogante podría estar en sus anillos.


Visita nuestro canal en y Suscríbete



Publicado en Temas Diversos

Te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.